El caballero sombrío

el

Un hombre, de aspecto erguido, con ojos que denotan una clara mezquindad, ha venido a mí lado, ha tocado mi hombro y me ha dicho que el éxtasis existe, ahí escuchan los ruegos de la gente mansa y apacible. Me ha dicho que he sido un opresor, un tirano al que todos temían, porque no escucha a nadie, sólo a su corazón. Siempre quise ser parte del buen rebaño, pero nunca fui aceptado, así que me fui por otro bando. Ese caballero sombrío es el padre de las tinieblas, y ha venido a tomar mi alma y mi corazón impúdico, que desfallecen en este sórdido asfalto, volcado, y pisoteado por una fúnebre carroza. ¡Me quiero marchar ya con ese ser abrasador! Ya que él, ha sido quien se ha bajado de ese mortuorio furgón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s