¡Vida, vida, vida!

No sé hacia donde quiero ir, y eso me ahoga; ¡carajo!, ¿por qué cada mañana sonrío, y cada noche lloro?,  lo hago porque esta vida es extravagante y desordenada; para muchos es fácil seguir adelante, pensando que vivir en un seno familiar es lo ideal, o la felicidad, a mí nunca nadie me garantizó nada; siempre de aquí para allá, como un perro, buscando la libertad que no conocí en casa, pero,  ¿a dónde te lleva esta? A vagar sin rumbo, errar, y a conocer las calamidades que este mundo te ofrece. Como un joven pez inexperto mordí el cebo del anzuelo, llorando, clamando ayuda al propio infierno, de donde nunca obtuve una respuesta. ¡Vida, vida, vida! Tan funesta, y la vez tan complaciente y tan agria, donde no perdonas el tiempo a favor de nadie...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s